Ayer nos dejaste. Inmenso dolor y ausencia es lo que siento.

No podré sentir tus manos, ni escuchar tus consejos, ni verte siempre tan bien arreglada, ni olerte , ni acompañarte mientras comes..pero espero me ayudes desde el Cielo porque ya me haces mucha falta.

Casi 96 años de vida, en presencia continua , ha sido un regalo porque debajo tuyo quedamos 145 hijos, nietos y biznietos. Todos te agradecemos y vamos a dejar bien alto tu listón. Las mujeres nos vamos a preocupar de estar siempre bien cuidadas, como tanto nos decías.

Veo tus anillos y lloro..no puedo parar de hacerlo..es un surtidor que no cesa. Ojalá fuera fuerte como el resto; yo me desmorono.

Manos de la abuela

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies