Saber que me acuesto y que me levanto con esta ilusión..me inflama el corazón ..poderla besar a modo metralleta, que antes jamás me hubiera dejado..me encanta.

No es la cantidad sino la calidad. Esto lo tengo clarísimo .

Extraño cuando la llamaba cada mañana y ahora no poder mantener una conversación , ni siquiera hablar..es ley de vida a sus 95 años regalados uno tras otro.

Qué importantes son las abuelas..equilibran y siempre están.

Slide_05