Asignatura pendiente del año pasado: ir a comprar pescado al mercado para comerlo fresco cada día . Un espectáculo todo el conjunto incluido redecillas del pelo de las mujeres, diferentes en cada puesto.

Pareciera un cuadro de Sorolla llamado así y que habita en el museo Del Prado.

 

Y aún dicen que el pescado es caro