IMG_1947

Han pasado desde el tremendo accidente de Atocha. Siempre en nuestro recuerdo pus el tiempo cura pero no olvida.

En esa época, tenía mi tienda Verili en la calle Almirante y tomaba ese mismo tren a las 9 de la mañana y en Atocha siempre guardaba mi libro porque me bajaba en la siguiente, Recoletos.

Ese día Madrid y el mundo entero lloraba de rabia y dolor .

Los voluntarios hicieron una gran labor . Fuimos una piña.

Mi mayor deseo es que los que sobrevivieron al accidente , hayan podido rehacer sus vidas y sanar.

Flores cálidas para sus familias.

Os abrazo a todos como aquel día de Amor y Unión .

Pin It on Pinterest