Bonito número. Es el de la calle Quintana donde nació Borges y como ya termina la semana de su nacimiento pues quiero dejarle descansar por un tiempo. Se llamó así a esta calle porque estaba formada por quintas, que son casas de principios de siglo XX. Que sea la asociación balear la que haya tenido este emprendimiento de homenajearle en su ciudad natal, me gustó.
«Así voy devolviéndole a Dios unos centavos del infinito caudal que me pone en las manos..»
Ayer fue un día glorioso que culminó con mi clase nocturna de tan ilustre escritor que voy amando gracias a nuestro grandísimo profesor pues es fundamental para entenderle.Aunque me cueste a veces mucho esfuerzo, me obligo a estudiar para usar el cerebro, pues se me atrofia de no usarlo..Es muy tarde pero no me puedo acostar sin dejaros mi escrito. zzzzzzzzz
Un día como hoy estaría ya toda nerviosa dejando la playa para trabajar en la Feria de la Moda, donde exponía y vendía mis diseños.Ya no volvería a esa etapa dura y de infinito trabajo. Fue gratificante y creativa, pero me dejé la piel.