Este caballo fue el protagonista de que no acertarais ayer..a él las culpas..calladito que está mientras el petisero..qué palabra tan bonita, para indicar al hombre que le cuida y atiende, le ensilla y le guarda..le lima con gran arte.
No me gusta nada escuchar el limado de uñas y menos el ajeno; tengo mucha práctica para hacerlo muy rápido para evitar q me delaten; me gustan rectas y cortas; antes pintadas siempre de morado o de turquesa, verde..según cómo me sentía..ahora estoy en tonos pacíficos.
Paqui me mandó una lima «soñada» como dicen acá..son expresiones que ya me las llevaré..la uso aquí; es rosa, gorda y blanda, para que según dónde te pases te de brillo, te pule, te embellece..
No me gustan las limas de metal y las de toda la vida de papel las había con lija gorda y otras que apenas las usabas se gastaban..
Antes siempre las llevaba con pegamentos que no se me iban de tanto trabajo en el taller Verili y me gusta darme homenajes de vez en cuando para cuidármelas, pero te lima la señorita que tiene horchata en las venas, en vez de sangre y termino pidiéndoles la lima y haciéndolo yo pues odio que me dejen picos.

Pin It on Pinterest