Como hemos pasado unas navidades encerrados en casa, ese plan de comidas fuera que alivian mucho a la cocinera, han sido sustituidas por mí venga a llamarles a comer o a cenar. Odio el olor a frito y no me gusta lavarme el pelo cada día, pero he sentido todo el rato con la necesidad de olerme el pelo que es mi detector.
Volviendo a las comidas, hoy cuando por fin me siento a la mesa y por supuesto con todos ya esperándome..(qué fácil sería que así no fuera) me di cuenta que faltaban las servilletas; y así pensé en el tema de hoy..verdad que siempre falta algo cuando por fin te sientas?

Pin It on Pinterest