Ayer fui a esquiar por fin y me hizo mucho bien deslizarme entre nieve buenísima. Después de días recogida en casa, con chimenea y lectura, hoy Blancanieves salió con el Príncipe y los enanitos..ja ja
Esquiamos con amigos requeteveloces y ahí que volaba, hasta que volé literalmente por los aires por suerte sin rasguño alguno, pero son avisos para no competir pues uno en la vida, y más cuando te regalan otra oportunidad, no tiene que forzar situaciones y saber sus límites. Estoy feliz por haberme sentido en plenas facultades. Lo mejor siempre para mí es la parada en el refugio que toque para tomar una pizza o algo caliente y reanudar la marcha.
Al llegar a casa y preparar la merienda, entendí q tendría q ser el tema de hoy y cuánto siento q no os pueda mostrar foto de las manzanas que hice en puré..y cómo olían así un poco quemadas y con canela..pues os contaré q ese líquido bien caliente que soltaban, me lo he bebido y me ha sabido a gloria. En el after ski, uno picotea de la nevera y me gusta reponer lo q el cuerpo pide, pero también me gusta consentirle y darle caprichos; son momentos de mezclas de cerveza helada, con queso, con chocolate..lo q sea ¡ Hoy nos olvidamos del chía..
Como ya me marcho mañana, ya va quedando todo a cero y siempre me gusta aprovechar hasta la última gota de leche; nada se tira.
Parece mentira cómo pasa el tiempo; ya estamos en Agosto. Besos con pasas y nueces.

Pin It on Pinterest