Decía el chiste: «Hola muy buenas, tienen alpargatas?
– sí, muy buenas.
-Muy buenas..tienen alpargatas..?
-Sí, muy buenas..»

Pues mi amiga Almudena me las regaló porque su hija pequeña al verlas dijo que eran Verili y que como pasa con todo lo morado..para «la Vero». Así las recibí; brindando por la nueva vida.
Nunca me las hubiera comprado tan elevadas del suelo pero si me quieren ver así de alta, allá que voy; pisando fuerte. Furor para las calles bonaerenses.