Después de la tormenta llega la calma y en la mar hay que amainar las velas.
Este postre que hice con gelatina refleja lo que puedo ser..blanda de sentimientos, tiembla y no para quieto como yo y por mucho que lo agiten, no pierde su ser y queda de una pieza frente a las circunstancias.
Muy rico sabor a uva, fresca para el verano y así poder tomar algo de fruta que no me gusta apenas.

Pin It on Pinterest