Envíos gratuitos para pedidos de más de 80€

Apaga la tele

Así me he pasado todo el día diciéndole a mi hijo que estaba malo en casa y sin poder ir al cole. La tele acompaña pero no en exceso. Ha sido un día de reposo, de acompañarle y de bajar el ritmo; hasta cosí aquello que nunca podía por falta de tiempo. Esos días de paro forzoso son más largos y cuando llega la noche estás más cansado de no hacer nada. La suerte que tenemos que es pasajero.

8 Comments

  • Verili Sur

    Recuerdo a mi madre cdo leo la frase.Cuantas veces nos lo decia.Mi padre solo tenia q empezarla y ya estaba apagada.teniamos la tele muy dosificada, serian los tiempos, pero no recuerdo de peque «tener autonomia pra encenderla».como cambian las cosas.q de veces me iba a la cama enfadadisima por perderme algun programa o serie.como luisete ,adoraba estar mala para pasarme el dia viendola ( aqui pasaban mas la mano). tele y los cuidados de mama, quien queria mas????q mamitis tengo hoy reina mora.

    Besitos a todos

    (MONICA ESTAS Q TE SALES! VAMOS PALANTE!)

  • Visent

    Efectivamente la tele es muchas veces un obstáculo para que los niños estudien o realicen sus deberes escolares correctamente, pues por lo que he visto con mis nietos sus madres les tiene que decir continuamente que la apaguen, sino estarían enganchados hasta la noche. . Desde luego los padres tienen una gran responsabilidad en la educaciòn de los hijos, y en este aspecto deben preocuparse para que la tele tenga sus debidos tiempos y programas para los niños, pues si los dejan engachados es un peligro, y hay que ver hasta en lo que se llaman dibujos animados, las barbaridades, violencias y tipos extraños que salen a relucir.
    Feliz dia para todos.

  • Sue

    A mí no me daba tiempo, mi madre la apagaba directamente y listo. Recuerdo que el viernes era sagrado para mis hermanos y para mí el «Un, dos, tres», los fines de semana los dibujos animados después de comer. Cuando me ponía mala Barrio Sésamo era el furor, ya que en días normales iba a un cole del que salía muy tarde y nunca podía verlo, y por supuesto no había ni vídeo ni DVD ni nada de nada para acudir ante lo urgente. Hoy por hoy, creo que es el único momento en el que veo la tele, cuando me pongo mala!!!!!!!!
    Mónica, adelante.
    Vero…besos mil
    A todos, buenos días
    Sue

  • Marisa

    Yo podía ver dos programas, sólo por la tarde y una vez que los deberes del cole estuvieran hechos. Había que elegir muy bien porque dos programas no dan para mucho. Cuánto me alegro de que haya sido así. Eso me hacía pasar horas en el enorme patio de mi casa, jugando con las manos, inventando juegos, trepando a las higueras, siendo niña cuando tocó serlo. Qué gusto recordar esas interminables tardes de verano. De adulto comprendes que nada lo es, pero aquel tiempo parecía eterno. Y lo era. La felicidad.

  • Pepy

    … Da gusto regresar a un lugar después de un tiempo y sentirse como en casa. Es lo que me está sucediendo a mí en estos instantes, en los que después de mi silencio contigo vuelvo a escribirte con toda el alma.

    No pienses que te he tenido en el olvido, he seguido paseando contigo por esos rincones tan bellos, he seguido conociendo a personas maravillosas que tú nos has presentado, he seguido saboreando comidas favoritas, caramelitos o juanolas… Es muy difícil desprenderse de alguien que merece ser querido ¡de verdad!.

    Reconozco que no puedo echarle la culpa a la falta de momentos, para no haberte escrito unas breves líneas… De vez en cuando una necesita pararse en el camino, ver la vida como si la retransmitieran por esa televisión de la que nos hablas y ejercer meramente de espectadora. En esas he estado y te aseguro que le ha venido muy bien a mi espíritu, porque se aprende a valorar lo que realmente echas de menos cuando te quedas parada y no actúas frente a lo que te rodea.

    No puedo prometerte escribirte a diario, pero quiero que sepas que aquí continúo agarrada de las manos de esos seres que me hacéis tanto bien.

    Un abrazo inmenso

    Pepy

  • Verili

    Hola Pepy ¡¡
    Siempre eres y sois bienvenidos. La puerta de esta casa Verili es tipo biombo, que se abre y cierra cada rato y siempre está en movimiento. No sabes quién va a entrar ni quién va a salir. En la cocina de casa de mis padres hay una puerta así y cuando voy a verles , suele estar mi madre cocinando con amor y entro a darla un beso y sale un olor a bechamel o a batatas con clavos al horno que me gustar recordar. Eso sí, no entro cuando se está friendo pues el olor a fritanga no se me va y luego me martiriza todo el día estar oliéndome el pelo o la ropa.

  • beguito

    hola buenas noches la verdad es que hoy creo que Luisito estara encantado con los mimitos de mama y viendo los programas que realmente le gustan. Por cierto espero que tambien al igual que a todos nosotros te gusten los dibujos animados, a mi me encantaban la abeja maya, marco heidi y demas tambien era una forofa de los concursos y el que mas me gustaba era el 123. Bueno seguro que luisito con los mimos de mama verili ya esta mucho pero que mucho mejor, seguro que tambien ha hecho otras cosas, que no sean ver la tele. besitos

  • Mónica

    Hola a todos:

    Cuando era pequeña siempre veía a los payasos de la tele y cuando empezaba la «Aventura», iba a avisar a mi padre, que trabajaba en casa, y aprovechaba la aventura para merendar. Se partía de risa, era un tío genial.
    La tele acompaña mucho mucho y te das cuenta sobre todo cuando estás enfermo… Beguito también recuerdo Heidi y Marco, y sobre todas esas series la mejor «La Casa de la Pradera».
    Superada la 7ª con quemazón y un poco de «atraganto».
    Besos y gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

¡Bienvenido a Verili!

Regístrate y recibe un 10% de descuento en tu primera compra.