Fuis al teatro a ver la obra Delibes en boca de Sacristán..magnífica..y de paso un abrazo a su director Sámano, que en paz descanse.

Pues bien, algunos espectadores de media bastante maleducados..el teléfono no les paraba de sonar ¡ en alto y en vibración, que también es detestable pues se creen que no molesta y tanto la llamada como el aviso de mensaje se escuchan ¡ ..el actor tuvo que parar su interpretación bastantes veces..y una todos tuvimos que pedir a la señora que apagara su teléfono porque sonó hasta diez veces ..toses y ruidos de papeles de caramelo ( habría que inventar un sistema de empaquetado sin tanto sonido..) ..una pena la falta de consideración..

Os recomiendo la obra por encima de todo; el libro me gustó mucho .

Collar LEGO SEDA