Esta foto me llega calentita de ayer de Madrid; ha sido un volver la vista atrás..o mejor dicho, un palpitar por lo que significaba el florecer de los mismos, cada Abril en la calle Almirante , donde tenía la tienda Verili. Gracias.

Ahora estoy lejos y aquí no saben lo que significaba este mini espacio lleno de vida en esta calle súper fashion. Aporté todo por el local, pues estaba destrozado; lo rehabilité entero y ahí los clientes recibían mi amor en cada diseño.
La tienda Verili era vanguardista, única y original; era un trozo muy importante mío. Viví momento únicos; alegres como su inauguración y dolorosos como el atentado en el tren de Atocha.
La madrina de honor fue Mercedes Milá, que aparecía en la moto y siempre me ayudó infinito.
Ya es pasado y me alegro tanto de haberlo vivido que me siento orgullosa de poder dedicarle este lunes de Abril.

Pin It on Pinterest