De dos niños en la misa dominical; como en los pueblos antiguamente. Uno de un año y el otro de unos 8, con corbata; qué ternura..Estaban felices las familias. Iglesia humilde; gente de origen mapuche. Canciones alegres con coro joven e incluso con flauta desafinada, pero daba igual. Mucho frío fuera y nieve hasta los tobillos.Calor humano. Sencillez y amor. Menos es más; cómo me gustan estos momentos en que levitas con ver las caras de gozo de los de al lado.

Pin It on Pinterest