Ayer me tomé uno..bueno medio más y me supo a gloria. Pasé un día maravilloso en El Escorial y un amigo me preparó dicho manjar; habiendo elegido cada parte por separado y con un cuchillo abrió un rico pan y metió con primor cada loncha ya que él fue charcutero y de eso sabe mucho. El siguiente paso de comerlo con hambre y sentados en un banco hablando felices, con una brisa que iba y venía , fue ya la guinda. Esos momentos insuperables los llamo gloriosos. Así deseo que sea vuestro domingo.

Pin It on Pinterest