Todo quedaba dicho en esta frase en la carrera de los chicos down; cualquiera q ganaba, quedaba campeón a ese nivel; no hay primeros ni segundos.
Vuelven a ser esos momentos q jamás podré olvidar. Mi campeón de corazón que llevé de vuelta a casa iba diciéndoles a todos q había ganado y yo pedía aplausos para él y se volvía loco de alegría y yo lloraba a moco tendido mientras repetía: «saludad al campeón»..y todos, deportistas o no, jugadores o no que estaban en nuestro camino, dejaban todo para aplaudir más..

Pin It on Pinterest