Ni os imagináis el sabor y el frescor que sentí al tomarlas ayer en El Arahal de Sevilla, además de alegría por el reencuentro y celebración de los 50 años de una amiga muy querida.

Cuando no tengo que conducir , disfruto sin límites . Ave de mañana y vuelta de noche; me gusta tanto viajar en tren .. Un día largo y muy aprovechado: goce, campo, amistad, trabajo, cultura y vida plena.

Feliz Junio para todos ¡

 

Caña y aceitunas