Tengo un amigo argentino que colecciona de todo. Nos mostró cajones enteros de canicas..metimos la mano dentro y probamos a jugar y a tirarlas y sentir el choque de una sobre otra..no se me dio mal..me gustaban las ojo de gato mejor q las de cristal..quién diría, con el pavor q tengo a los felinos domésticos..
Recordemos..el día que se le caían a alguien en clase..se abría siempre..oh casualidad..la bolsa de alguien y cómo sonaban y botaban..ahí es cuando se las quedaba la profesora..También recuerdo que no era ganadora y que siempre alguien se quedaba con tus canicas..luego llegaron los bolones..inmensos..

Pin It on Pinterest