El día más perdido de todos es aquel en el que no nos hemos reído.

Pin It on Pinterest