Mientras Europa está de color Verili, Argentina es pura melancolía.