“Trata al elogio como al perfume; huélelo pero no te lo tragues”