Retomo momentos vividos en Argentina que son mucho más sensibles y amorosos que hablar de temas marujiles, pero en Buenos Aires paseaba y me empapaba de la gente y este paso por Madrid está siendo menos relajado.
Me gusta que la gente exprese su amor en edades maduras y que esta pareja fuera a hacer la compra sin soltarse de la mano me tenía loca detrás de ellos tomándoles la foto sin robarles su intimidad. Es un homenaje a los matrimonios que han sobrevivido a las crisis y al paso del tiempo y que se quieren cada día más. El hombre me recuerda a nuestro querido Vicent y como él siempre nos habla de su esposa que está en el Cielo, pues a ellos les dedico este diario ya que aún se quieren.
Nos enseñaron a no prodigar en gestos amorosos y ahora todo ha cambiado y la juventud besa sin parar; reconozco que a veces se pasan; pido respeto para el que tienen al lado pues a veces me ha tocado viajar en el tren con alguna parejita de pipiolos que molestaban con sus besos sonoros y maleducados.
Que viva el amor; querer dentro del corazón..recordáis la canción.. http://www.verilitienda.es/archives/3294

Pin It on Pinterest