Tengo una de rosa mosqueta que dejé con mis cosas en Buenos Aires, para no cargar en cada viaje..cada vez q me la pongo me recuerda lo vivido. Es increíble que un olor te lleve a revivir momentos..Seguro q os pasa..contadnos..
Tengo los tubos de cremas de manos y algún otro al límite; hago lo q me enseñó mi abuela para aprovecharlos; corto la parte sellada del final y ahí meto el dedo; a veces ya están secos y otras en que la pesca da mucho fruto..
Semana nueva. Hoy me tendría que estar volviendo y lo voy a estrujar para irme «con los deberes hechos». Ya siento necesidad de volver, abrazar a mis hijos, disfrutar de mi casa y de diseñar con tanta inspiración bebida.. Ayer San Telmo olía a asado y a maní tostado con azúcar..me despedí de este olor; respiré hondo y hasta pronto. Hoy me decía un señor argentino que nunca fue a este lugar..y eso nos pasa en Madrid con El Rastro, donde jamás voy..siempre lo de acá allá y al revés.
Besos a todos.

Pin It on Pinterest