La hay y grande. Me impactó ver a la señora de la foto ( con mis debidos respetos, no quiero que os fijéis en su cara, sino en sus actos) poniendo en venta sus objetos personales. La observé cómo iba colocando los zapatos,la ropa..y cómo se le sentaba la mujer de al lado y le preguntaba.. Qué ternura Dios mío. Nunca antes había visto cosa igual..sí a los americanos al marchar de España, que abren su casa y te venden todo lo que no se llevan..una vez les compré un paquete de azúcar de colores para mis niños, cuando eran pequeños; me hizo gracia.
Esta semana he visto a un señor con muy buena pinta mirar en las basuras, meter la mano, sacar algo y llevárselo..y no me refiero a los contenedores..Natalia..qué recuerdos..ya que os contaré que cuando tenía la tienda en Almirante, como las casa de al lado son antiguas, encontrábamos que tiraban sillas, espejos, puertas preciosas..que si que cogíamos para nuestra oficina y taller.Cada día era una sorpresa..

Pin It on Pinterest