Hoy vino a limpiar los cristales ya que después de la obra y siguiendo con tantos oficios en casa a diario, no hay cuerpo humano q aguante. Este hombre me conoce de trabajar con la familia hace más de 20 años y es muy especial que ahora venga a mi hogar. Son esos oficios fieles y que cuando llega al hijo se pierde porque no lo quiere hacer..con lo cómodo q es cargar sólo un cubo de plástico y poco más..ni agua porque se llena en la cocina de cada casa..Le veía limpiar y me daba paz a la vez que el tapicero me decía que si su esposa viviera lo que por ahí pasaba, la tendría que ingresar en el hospital..qué risa y qué suerte tener garra y fuerza; me quedaba mirando cómo enjabona primero todo y después los movimientos redondeados para recoger las gotas..me «hacía recordar» mi infancia en el cole, cuando llegaba el cristalero y en vez de mirar a la pizarra, todos mirábamos a la ventana; esos ventanales enormes que se abrían y cerraban de tal forma que te podías pillar entero. Escoba cómo se llamaba este hombre? era pequeñito y canoso ya..o rubio?? Otro que le ayudaba cuando no podía se llama Amancio..ya esos nombres no son usuales en España; volvimos al Juan y Jaime..en Argentina se usan para varones los nombres de nuestros abuelos; esa generación que tanto nos enseñó y que no habremos valorado lo suficiente. Gracias por la vida+

Pin It on Pinterest