Colecciono arte y me gusta comprar artistas nuevos por todo el mundo. Ayer fue el día ideal para colgar los que me quedaban porque diluviaba. Se me cruzó una pared, la más importante del salón, qué rabia ¡¡ y tiene una viga interior que me impide taladrar, con lo que ha quedado la pared feísima, con dos agujeros enormes y a la espera de una solución. Ni os imagináis lo que es ir a la ferretería a buscar un taco, que aquí llaman tarugo..o una hembrilla, cuyo nombre raro ahora no recuerdo.
Me gusta dejar todo impecable y respirar a gusto cuando hice el trabajo bien, pero esta vez, aún se ha quedado el taladro del portero junto a la obra de Lucio Muñoz, nada más y nada menos, en el suelo; esperando a que mañana lunes alguien me ayude. No hay nada que me guste más que acostarme con el deber cumplido y levantarme al día siguiente contemplando lo bien que quedó. Soy perfecccionista, lo que tiene sus cosas buenas y malas.

Pin It on Pinterest