Además de que no me gusta tener que hacerlo y lo hago siempre adelantándome a la reserva porque no me gustan tampoco los sustos..me aseguro varias veces antes de que es la correcta, no vaya a equivocarme de surtidor..lo miro una y otra vez, hasta lo descuelgo para que me reconfirme la voz que habla…que es diésel..y cuando estoy en proceso de llenado, rezo siempre un misterio del santo Rosario..sí ..qué curioso, no? pues lo hago porque es momento de parada y de repostar..y la última puntilla en mi relato atípico de hoy es que intento llenarlo al máximo para que me «dure más»..y que cuando salta el avisador, aunque no sea bueno porque entra aire, le dejo que se llene más hasta el siguiente aviso..como en los toros..y por último, cuando ya he terminado y siempre preferiblemente que el importe a pagar sea número exacto y sin céntimos..le apuro hasta las últimas gotas..no regalo ni una ..ja ja.

IMG_0893

Pin It on Pinterest