Y el peor castigo de un mentiroso no es que no le crean los demás, sino que él mismo será incapaz de creer o confiar en otros.

Pin It on Pinterest