Y te diré de qué careces..dice el refrán y yo también.

Lo vivimos en nuestras carnes al pasear por Madrid con mi amiga Fátima en su silla de ruedas. Aceras sin rampas, rotas, gente sin piedad , atenta a sus teléfonos y sin dejar pasar ..Un centro comercial insigne del país , al que no quiero nombrar por no hacerle publicidad, caracterizado por vender lujo y todo lo habido y por haber, sin entrada de acceso para minusválidos ..tuvimos que dar una vuelta entera para poder acceder a un ascensor  , donde por supuesto, en la espera,  nadie cedía el sitio prioritario .

“Si lo vivieras, llorarías ” Con esta frase quisiera denunciar para poder ayudar de alguna forma ..me voy a ocupar de escribir donde haga falta, pues lloro aunque no vaya sentada delante en la silla.

Señores responsables, por favor, les ruego: humanidad, comprensión, solidaridad, disponibilidad, capacidad , dignidad y amor, en Navidad y siempre.

Pendientes Corazón Chiquito

Pendientes Corazón Chiquito