Envíos gratuitos para pedidos de más de 80€

13 Comments

  • Marisa

    Doña Lucía, que vive sola y esperará a las 9 a que venga a buscarla su vecina, doña Emi, para ir juntas a misa. A su vuelta. abrirá bien para ventilar el salón y mientras tanto, se preparará una comida frugal, hace tiempo que no puede con los excesos de antes. Comerá pronto y se quedará dormida en el sillón que está junto a la ventana, dejará un poco corridas las cortinas para que entre el sol, que aunque todavía débil, le da algo de calor a su soledad. Por la tarde, no sabe aun qué hará, aunque tiene la certeza de que será una tarde más. No se queja, ama la vida, a pesar de la soledad.
    Feliz domingo.

  • verili

    Vendrán sus nietos a verla esta vez..después de tanto tiempo esperando?

  • Erisel

    Tras esos visillos se adivina un matrimonio que ha pasado ya sus bodas de oro. Se sientren tranquilos y felices pensando en todos sus hijos y sus nietos. A veces se asoman a esa ventana y al ver los niños qu juegan en el parque piensan que bonito es tener toda la vida por delante.

  • alicia

    No no no nooooooooo!!! vive un matrimonio mayor, ella se llama Obdulia y él Enrique, tienen tres hijos y siete nietos, cada domingo vienen alguno de la familia a verlos, Obdulia desde el viernes prepara comiditas para todos los que vengan, para este domingo ha cocinado unas espinacas con bechamel y unas albóndigas con mucha salsa, como quieren sus nietos, también ha hecho un flan, ella dice que es su especialidad. Ya tiene la mesa puesta desde anoche.
    Enrique ha salido a comprar los periódicos y el pan y ha visto una señora vendiendo flores y ha comprado un ramo de margaritas para su Obdulia querida, llevan 57 años juntos. Ellos fueron a Misa ayer sábado, les gusta disponer de todo el domingo para su familia, ahora están ordenanado toda la casa. Por la tarde jugarán a las cartas todos, está prohibido hacer trampas, pero a veces Enrique… se saca un as de la manga.

  • Marisa

    Tal vez, si acaso Julián, el mayor, que suele recordar con nostalgia las dilatadas siestas de verano en casa de los abuelos, cuando se escapaba por la ventana y aprovechaba para acercarse al río. Al volver, no había reproches, solo comprensión y un exquisito vaso de refresco hecho por la abuela.

  • alicia

    hija Marisa, qué bonito lo cuentas, me parece que me paso a tu historia, me gusta mucho más que la mía…
    siempre me quedo chafadita al lado de tus comentarios,
    malona!!!!!

  • Marcelo

    El gran amor de alguien que pasa por la calle. Ese amor dependerá, para concretarse, de que quien vive allí se asome, o no, a ver el sol del domingo.

  • begoña

    En esta casa viven un matrimonio que ya han cumplido sus bodas, de oros, y tienen 5 hijos, y tienen 10 nietos, ellos los domingos, esperan que sus hijos, vengan a verlo, ellos a primera hora, de la mañana se van juntitos, a la Eucaristia, y tambien despues de estar con Jesus, pues se van a por el periodico, y por el pan, ellos juntos. La verdad, es que luego cuando llegan pues preparan la mesa, para que sus hijos, y sus nietos que vengan pues se encuentren con la mejor comidita, que ellos les gusta, la verdad, es que todos los domingos, pues se sienten felices, pero a la vez tambien cansados, porque se empeñan, en hacer las delicias, de sus hijos y nietos cada fin de semana

  • Marisa

    Querida Alicia, tu historia es mucho más optimista. Me gusta mucho. Cuántos han ido hoy a tu casa «Obdulia»?

  • alicia

    Marisita, aquí Obdulia, hoy han venido muy poquitos, las madres están con cursos, los hijos con exámenes, los padres hasta el gorro de niños… Yo esta tarde me ido con Nicoletta y Radmira a la Casa de Campo a montar en bici (ellas), lo he pasado pipa, pero el domingo próximo si que voy a ser ReObdulia, vienen todoooooooooos!!! el lunes cinco es mi cumple y celebraremos el domingo, ojalá tengamos buen tiempo. Tu historia es mucho más bonita y mejor narrada que la mía, la tuya tiene elegancia, sensibilidad, tiene tu touch. eres muy especial.
    un abrazote.

  • Sue

    Ella mira a través de la cortina, lo espera, lo espera porque hace horas que salió y no regresa.
    Está ansiosa, nerviosa y algo desesperada, demasiado tiempo sin sentir a quien vino a salvarle la vida.
    El techo del salón es alto, de doble espacio, con luz blanca y repleto de vida, pero la vida la pone él, en cada minuto y en cada rincón.
    Ella se asoma a la ventana como siempre, como cada vez que lo ve partir, no ha pasado un minuto de su marcha cuando le echa de menos.
    Desde esa ventana no se ve el mar, pero no anda muy lejos de su vista, si lo mira más allá de lo que se ve, lo encuentra. Le gusta imaginarlo y saber que no muy lejos de su puerta la sal se adueña del aire.
    Él apareció en el momento preciso, con la mirada precisa y con tanta paciencia como bondad. Apareció y cambió su vida, se quedó y con su presencia desata la risa que nadie es capaz de sacar.
    En esa casa vive alguien que espera todos los días, que le ve salir y sueña con verlo entrar para no marcharse de nuevo.
    Alguien a quien hoy, exactamente hoy, le quedan tres meses para que acabe ese vaivén que les está volviendo locos…

    Mil besos, familia.
    Sue

  • alicia

    Sue, que curioso, hoy es 26 de febrero y dentro de tres meses será exactamente… 26 de mayo. esa fecha me suena y a tí? Un besito linda. Es un relato precioso, lleno de amor.

  • Visent

    Yo no tengo tanta capacidad ni inteligencia para plasmar historias o realidades que pueden pasar en la vida, como las que habéis comentado, pero si que he disfruado al leerlas pues todas tienen su punto de emoción y sentido.
    Feliz noche para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

¡Bienvenido a Verili!

Regístrate y recibe un 10% de descuento en tu primera compra.