Os muestro un trozo de cielo en la tierra; asistí al Hogar de Don Orione a pasar el domingo con los más pequeños, los que no tienen nada , de salud para arriba. Ellos esperan este día de la semana la visita de sus familias de sangre o de corazón. Es un lugar alejado de la ciudad, rodeado de flores y de pastos bien cuidados; casitas impecables, cada una con su nombre, donde viven según la edad de las mujeres, niños, varones, enfermedad..hay cientos de beneficiarios del hogar y muchos asistentes, médicos y voluntarios q los cuidan con profesionalidad y mucho amor.
Os presento a Lorena, que se volvió loca cuando le enseñé a mover el abanico pues ama Loco Mía ¡¡; recordáis ese grupo de música que bailaban con casacas y abanicos?? Eran de su época…y es una niña en cuerpo de mujer adulta. Sólo reía y me abrazaba. Me quedó sellada. Su mamá murió y la adoptó sabiendo que era enferma; tiene una tía que ejerce de mamá adoptiva, que la va a ver cuando puede pues vive lejos; la conocí porque era el día de las familias; se la llevará en Navidad a pasar unos días a casa..
Os presento también a Cristina y a Clara..qué bondad en cuerpo de mujer grande..podrían ser abuelas..qué ternura..Cris es la del collar y me bombardeó a preguntas; había payasos y mago y ella al escuchar mi acento español me preguntó que si había venido a actuar..entendiendo que era de toda la troupe..y que si me iba con el circo..al decirle que era española me preguntó sin parar que si en España hacía frío; en España llueve? en España hay árboles..en España las mujeres usan polleras..tendrás que poner te pollera allá..en Espannnia ( no pronuncian la ñ..) hace viento…repitió el nombre de nuestro país sin parar..me partía de risa. La regalé un rotulador fluorescente rosa, que uso en la agenda para marcar lo q es más importante y que ya no puedo leer..como visteis..y la sacó el mago ( señor que iba en vaqueros y zapatillas…nada de prototipo de idem..qué risa..) y le pedía que le ayudara en un truco y ella lo hacía con el puño bien cerrado y sin soltarlo..qué humildad y cuánto amor derrocharon.
Volví re emocionada por el regalo que ellos me dieron a mí. Lo malo la vuelta que cortaron la carretera y tardé horas parada en el autobús o colectivo, pero es verdad que las cosas con esfuerzo se valoran más pues fui sola y sin saber bien cómo sería lo que viviría.
Benditos sean por no quejarse jamás. Nos dan ejemplo y por eso nacen así en cada familia, para q no nos despistemos, valoremos y agradezcamos.

Pin It on Pinterest