La adulación es la moneda que empobrece al que la recibe.
Doña Manuela Isidra Téllez-Girón y Alonso de Pimentel (1793-1838) fue la hija menor de los duques de Osuna (P00739) y hermana de la marquesa de Santa Cruz, retratada asimismo por Goya (P07070). En 1813 casó con don Ángel María de Carvajal y Fernández de Córdoba y Gonzaga (1793-1839), futuro VIII duque de Abrantes (1816). Como el resto de sus hermanos recibió de su familia una educación ilustrada y entre sus aficiones estaba la música y el canto, como revela Goya en su retrato por medio de la partitura musical. Fue el último retrato que pintó Goya de una dama de la aristocracia, que en este caso fue pagado por la madre, la duquesa de Osuna, que había protegido al artista desde mediados del decenio de 1780. La dama viste a la moda francesa y va tocada con una corona de rosas blancas, según los tocados usados por las damas españolas en ese período. La técnica, vibrante y rápida, tiene aún ecos del preciosismo y colorido de los retratos del siglo XVIII, aunque los restregones de luz y las pinceladas negras avanzan ya el estilo tardío del artista.

Pin It on Pinterest