Toda la vida, al llegar estas fechas veía el anuncio de Turrones El Almendro en la televisión. Lloraba al ver cómo volvían a casa por Navidad ; cómo tapaban los ojos a su madre y aparecían en la mesa familiar. Ahora me toca a mí ser la protagonista y por suerte es real y las personas a quienes voy a abrazar son familia y amigos. Gritaría lo que decía Pedro Picapiedra: «dabadabadú..». Pero también tengo el corazón partío, como canta Alejandro Sanz, ya que hice grandes amistades y de las buenas ya que al estar separada de la familia , se convierten en hermanos.