Este libro me lo regaló mi marido el día que cerré mi tienda de Almirante..justo cuando volvía a casa con el coche cargado de todo y habiendo cerrado una etapa que añoré por un tiempo.
Esta película la vi en un avión, rumbo a la Argentina y la dieron hace poco en la tele y volví a llorar.
Cuando el niño alemán dice que quiere ayudarle a buscar encontrar a su papá..acá no se dice padre..me produjo tanto amor..»busquemos a tu papá..»; cuando hace el agujero para pasar al otro lado refleja cómo se entrega a la muerte, sin él saberlo..pues no sabe dónde va..Cuando está dentro pregunta si puede ir a la cafetería..la q él vio a escondidas en un video del padre..también dice en alto: «quizás deba regresar..»; su amigo le lleva a su cabaña y allí, temiendo el final, ambos se dan la mano; el primero no le quiso volver a fallar..pues no sé si la visteis pero su amigo judío pagó con una paliza cuando fue delatado por él..va a trabajar a la casa » porque querían a alguien con los dedos pequeños»..para limpiar las copas de cristal..qué ternura esta escena ¡¡
Otra frase que me marcó mucho fue cuando arman el plan y uno promete que le llevará un sandwich y le pide a su amigo que no olvide a cambio los pijamas..