En este paraíso terrenal y celestial esquié con mucha ilusión y dándome entera.
La bandera emociona; no me extraña que la amen los argentinos.
Ya terminó, por eso es el broche final con foto.
Ya en Buenos Aires, donde tanto me gusta estar. Este departamento en plena ciudad me conecta con el mundo y me a mí me hace bien pues mucho tiempo en las nubes me lleva a la melancolía y a mí me va la marcha.
Besos fríos+

Pin It on Pinterest