Fuera esas durezas y a embellecer las uñas ¡¡
Me acuerdo que el día que tomaba vacaciones, me pintaba cada uña de un color. Significaba liberación y alegría.
Qué placer de dioses cuando metemos los pies en el agua caliente; umm y cuando te liman la plata de los pies..
Recuerdo el sonido de los botes de pintura en la cesta donde los guardaba la esteticiene; que se llaman ahora sí, antes no eran tan bien nombradas. Miman nuestras armas para movernos. Han estado apretados con botas, deportivas y calcetines.
Reivindico la pedicuría ( así se dice en Argentina) para hombres.

Pin It on Pinterest