Parece un cuadro de Sorolla o de Murillo. Vaya tentación a la puerta de un parque. A este vendedor le veo cada tarde y espera a que los niños salgan «del redil» para que le compren palomitas. Las palomas siempre aprovechan la ocasión.

Pin It on Pinterest