He sido enfermera-madre durante 3 días intensos; nada más que una gripe de nuestro hijo pequeño; agradecemos desde aquí la labor de las mismas, que cuidan a los enfermos con amor.
Al ponerle el termómetro, me vino el tema de hoy..y es que siempre me gustó ver la temperatura que marca..me encanta saber que ya les bajó..recuerdo veces de dispararse a 40..noches atrás..nunca fui de baños templados y sí friegas de alcohol.
Me gustan los termómetros de mercurio..los que se rompen..cuántos nos habremos cargado..no los que avisan ni los gordos irrompibles..recuerdo decir: «vuélvetelo a poner..que no ha marcado bien..»
Algún que otro pillo lo habrá calentado o metido en la boca para que subiera la temperatura y no ir al cole..que lo sé..
La enfermera-mascota de Verili cuidó a su amito sin separarse de él..qué ternura..

Pin It on Pinterest