“La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo”.
Yo reconozco que no soy aventurera ni me gustan las locuras que me lleven a pasar un mal rato.
Las locuras de amor sí me gustan.