Envíos gratuitos para pedidos de más de 80€

Había una vez..

Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado.
Por eso daba gusto sentarse a la sombra de cualquier árbol a contemplar todo aquel verdor y escuchar el canto de los pájaros.
Un buen día, empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, azul, verde,…
El caso es que los colores eran tan deslumbrantes que a todos llamaban la atención y quisieron saber la causa de tan misterioso resplandor. Después de grandes investigaciones lograron descubrir que cada cebolla tenía dentro, en el mismo corazón, una piedra preciosa.
Una tenía una esmeralda, la otra un rubí, la otra un topacio, y así sucesivamente.
¡Una verdadera maravilla!
Pero, por alguna razón incomprensible, aquello se vio como algo peligroso e intolerable. Total que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa e íntima. Pusieron capas y más capas para cubrirla, para disimular cómo eran por dentro.
Algunas cebollas llegaron a tener tantas capas que ya no se acordaban de lo hermoso que ocultaban debajo.
Algunas tampoco recordaban por qué se habían puesto las primeras capas.
Poco a poco fueron convirtiéndose en unas cebollas comunes, sin ese encanto especial que tenían.
Un día pasó por allí una niña que gustaba sentarse a la sombra del huerto. Su inocencia le permitía descubrir lo que había en lo profundo de las cebollas y entender su lenguaje. Comenzó a preguntarle a cada una:
¿Por qué no eres por fuera como eres por dentro?
Y ellas iban diciendo: «Me obligaron a ser así. Me fueron poniendo capas. Yo misma me puse algunas capas para ocultar mi piedra preciosa.»
Ante esas respuestas, la niña entristeció y comenzó a llorar.

Desde entonces todo el mundo llora cuando una cebolla nos abre el corazón…

13 Comments

  • beguito

    BUENO HOY VERITO NOS SORPRENDE CON ESTA HISTORIA TAN DELICIOSA, LA VERDAD, ES QUE CREO QUE LE ESTAS HECHANDO MUCHAS GANAS, A ESTE DIARIO PERO BUENO, TAMBIEN NOSOTROS QUE ESCRIBIMOS A DIARIO.

    ME HA ENCANTADO, LA VERDAD, ES QUE CADA VEZ QUE EN CASA SE COGE UNA CEBOLLA O SE PELA PUES ES CURIOSO LA CANTIDAD, DE LAGRIMAS, QUE PUEDO HECHAR.

    LAS CAPAS DE LAS CEBOLLAS, SE PARECEN A LAS QUE NOS PONEMOS LOS HUMANOS PARA QUE REALMENTE, NO DARNOS CUENTA, DE COMO SOMOS EN REALIDAD, UN CORDIAL SALUDO PARA TODOS. BESITOS

  • Verili Sur

    ayyy verish q bonito!!! tu eres una cebolllita ;))))))
    feliz sabado a todos!!
    y FEICIDADES AHIJADA DEL ALMA! CUANDO SANTA BARBARA TRUENA…..

    En España estamos tronando, estado de alarma xq los controladores aereos se pusieron de huelga…..sin comentarios.

    have a nice day!besos

  • Maria

    Vero que historia tan linda, tu puedes ser una cebollita. Que tengan un feliz fin de semana, abrazos

  • Marisa

    Capas, máscaras, caretas, disfraces, cuántas cosas se puede poner encima una persona para parecer lo que no es? Puede que lo haga voluntariamente o impulsada, con mayor o menor presión, por circunstancias, por otras personas…..algunas incluso argumentando «que lo hace por tu bien» En la medida que podamos, no permitamos que nos transformen en cebollas andantes. Cuanto más ligero de vestimentas ficticias, más fácil llegar al interior de cualquiera.
    Os regalo una frase de las que inventa mi madre: «La verdad puede presentarse desnuda, la mentira necesita de ropajes».
    Feliz sábado a todos.

  • Ines

    Que tierno Vero!.

  • MARIA DE LA PAZ

    que linda historia vero !
    hoy estoy destruida ,anoche 15 niñas a dormir en casa » piyama party » hasta las 3 de la mañana cotorreo . pero divertido !
    feliz sabado !

  • Feli

    Cuando empecé a leer el relato, me emocioné, siempre quise tener un huerto, después pensé en la emoción que se siente, cuando un amigo te abre su corazón, o mejor dicho su alma.

  • LILIANA

    Hermosa historia hablando de huerto cosechamos unos hermosos tomates .ayer termine mis estudios endocrino y estoy perfecta , recién hoy tengo Internet leí tu mail y espero poder estar los leo siempre .cariños buen finde

  • escoba

    Preciosa historia, felicidades me dejas con la boca abierta.
    El huerto es algo que me encantaría tener: unos tomates, unas zanahorias, unas fresas, mandarinas y algunas cebollitas. Y la chimenea.
    A la moraleja: ¿Sin capa no nos dañarán?. Hay que ser muy valiente sin duda. Qué seamos cariñosos es lo principal.Abrazos.

  • Visent

    De ese cuento tan bonito, yo saco esta moraleja » Si no queremos hacer llorar a la gente que nos relacionamos y tenemos en nuestro entorno como las cebollas, no recubramos con nuestros egoismos y falta de amor, la piedra preciosa que llevamos dentro del corazón, que es el amor de Dios, para poderlo asi hacer extensivo y patente entre nuestros hermanos.
    Buenas noches para todos.

  • Ines

    Y como siempre…
    Visent puso sobre la mesa El Postre.
    Salud!

  • paqui

    que booonitooo!
    si,mejor ser trasparente desde dentro.

  • Ángeles

    Bonito relato y el comentario de Vinsent bonito igualmente. Besos,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

¡Bienvenido a Verili!

Regístrate y recibe un 10% de descuento en tu primera compra.