Frase que me quedó grabada ayer de la película El Erizo; extraña y que me gustó por la relación sensible entre la portera y el nuevo inquilino del edificio. Ella sólo come chocolate negro y leé tanto que me han entrado unas ganas enormes de hacerlo, pero hoy por fin pasé un día muy largo en mi taller, tirada por la alfombra como en los viejos tiempos; creando y preparando diseños para exponer antes de marchar en Enero ; tan concentrada, que apenas hice «más nada» que pasear un rato y cine de broche de oro; muchas horas sientiendo mis dedos contentos y mis manos felices por sentirse útiles para poder crear; collares muy bonitos han salido y ya os los mostraré en el próximo boletín, que recibirás si te registras en la web, bastando sólo con copiar tu correo electrónico donde dice que lo introduzcas y le das a suscribir después.
Volviendo al comer, hoy he tomado tanto jamón serrano que siento que el hierro me va a subir rápido y falta que me hace.
La portera recibe un traje de regalo con una nota que dice: «Acepte los regalos con toda naturalidad» y cuando se lo pone, le dice su amigo : «Oh, está guapísima¡¡» frase q me gustó mucho por la exclamación y por lo que para ella supuso, tanto que la vecina de arriba pasa delante y la saluda como nunca antes y ella repite varias veces: » No me ha reconocido..» a lo que su hombre responde: «Porque no la ha visto nunca..» Y yo pregunto: Cuántas veces no se ve bien al que siempre está visible?
Frases que apunté como una loca en la oscuridad y en una sevilleta del comedor de Madre Teresa, donde apunté algún teléfono de seguimiento: «Podemos ser felices e incluso todo lo que queramos..»
«Las familias felices se parecen pero las que son desgraciadas, cada una lo es a su manera».
«Morir es no volver a ver a quienes amas» y si es eso, la niña protagonista prefiere no morir.