De mi operación y de mi nueva vida, por eso hoy la celebro con desayuno pronto con amigos para estar todo el día festejando. Hace un año os pedía que no me olvidarais pues la verdad es que ante una incertidumbre tan grande, os escribí el diario por adelantado, sin saber lo que se encontrarían. Doy inmensas gracias a Dios por mi vida y por mi salud.
Han sido doce meses muy duros, de inmenso cansancio y de empezar de cero; de no reconocerme, de perder el equilibrio y de vivir desorientada, pero a su vez han sido días de mucha fortaleza, de mucha fe y de un amor loco a la vida.
He vivido en silencio y sin ganas de hablar, de mucha ausencia y de poca comunicación pero a la vez de sentir a las personas en el alma, de necesitar mucho cariño y de mucha humildad.
Ya no soy la de antes, pero tengo que vivir un presente diferente, variable y grandioso.
Gracias por todo vuestro cariño y por lo que hemos crecido juntos.
Vivamos despeinados y que nos amemos unos a otros como Dios nos amó. Hoy estamos, mañana puede que no; hoy es hoy, ayer se fue, mañana aún no llegó.
Besos desde mi alma. Os quiero a todos+

Pin It on Pinterest