Una canción que siempre nos cantaba mi madre decía así. «Un burrito, enamorado, detrás de la burra va; iá iá iá iá y la burrita , va diciendo, «díceselo» a mi mamá, iá iá iá iá..»
Como Paqui ayer hablaba de las burras y los burros me producen ternura, pues hoy os mando éste de mentirijillas , que fotografié en Epcot (Orlando).
Recordáis brevemente el cuento del padre y el hijo que van caminando con su burro y entran en un pueblo y van los dos montados en él y la gente los critica por abusar del animal..y deciden que se monte el padre y baje el hijo y en el siguiente pueblo atacan al padre por no ser tan buen progenitor y cuidarse él por encima de todo…y el siguiente pueblo deciden cruzarlo bajándose el padre y subido el hijo y le chillan por no tener respeto a los mayores..hasta que en el último deciden bajarse los dos y cruzarlo andando, cada uno tirando de la rienda del animal y les llaman tontos porque mira que tener un animal de carga y no aprovecharla e ir andando con el calor que hace..Así somos..

Pin It on Pinterest