Con esta música me sumo al dolor de las personas que sufren, que no llegan a fin de mes, que tienen que dejar sus raíces y emigrar donde les den un trabajo.
Con esta canción me uno a los que son maltratados y abofeteados; fui a un restaurante y pude ver el maltrato en palabras del jefe a su empleada camarera y no me gustó; personas aguantan porque tienen que ganarse un salario.
Con Mercedes Sosa, que me dedicó su último disco desde el hospital, antes de morir, quiero pedirle a Dios , que el dolor ni la injusticia me sea indiferente.

No pretendo sea una canción protesta ni de rencor y sí de amor a las personas inocentes, a las que están solas, a las que padecen la guerra ,a las q necesitan amor.
Empezamos semana de forma comprometida con los más necesitados+

Pin It on Pinterest