Luz de luz. Sencillez y calma cotidiana. Conocí su obra en el Thyssen en 2016 y salí conmovida. ¿Cómo era posible aquel vaso? Esas florecillas, ventana y hasta la repisa de su cuarto de baño.

Realismo vivo. Sentimientos en estado puro.


Pendientes Ouintanilla

He creado los Pendientes Quintanilla, de florecillas, a modo de tributo a la artista.

Pensar en ella me provoca llanto de emoción y gozo por valorarla como artista.