Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo.

Pin It on Pinterest