Una vez más, esta foto la tomé en Buenos Aires pues me impactó el trabajo del señor que tardaba días en hacerlo y todo con pinzas y atando cabo a cabo dentro de la botella. Porque no me gustan los adornos que sino, la hubiera comprado; también hacía otras dentro de una bombilla, pero aunque sean más pequeñas, para tenerla guardada en un cajón, mejor que no. Siempre me gusta apoyar al artesano y valorar su trabajo. Recuerdo en mis épocas de Rastrillos y ventas especiales a aquellas personas que paraban mucho tiempo deleitándose con mi trabajo y yo les contaba la vida y milagros de cada pieza y de cada diseño terminado..luego fui perdiendo voz y aún así, siempre me gustaba explicar cada nombre de la colección y pendiente o collar y por qué fue tal inspiración.
Me voy por las ramas pues quería hablaros de los juegos de mesa que fui a comprar hoy de regalo para mi hijo. Todo lo que sea instructivo y en familia, mejor que las maquinitas que les atonta y «les quita de leer», como dicen en los pueblos..
Ya apenas se juega; y puzzles..no se hacen..recuerdo en algunas casas bandejas llenas de piezas donde esperaban el momento de encontrar la q encajaba perfectamente; solían ser familias muy cultas y pacientes, amantes de la lectura y del sosiego.
El Monopoli, el Cluedo, Magia Borrás..y vuelven ahora a ponerse de moda. Jugastéis mucho al Trivial? Recuerdo gente q nada más leer la pregunta ya se la sabía de memoria.
Desde luego, con esta lluvia dan ganas de jugar al calorcito del hogar. Un Cinquillo tampoco estaría mal..

Pin It on Pinterest