Os presento a otro amigo querido; sólo puede mirar para abajo pues tiene una bola enorme en las cervicales y le duele mucho la cabeza; para que me vea, me tengo que agachar; como le cuesta andar, no sube las escaleras y le bajo la bolsa ya preparada;os confieso que como se la «armo» yo , le meto la banana más grande, le elijo la «torta» más rica y le meto algún alfajor de más.. pasa horas al día leyendo Metafísica y me habla de los átomos..Así os podría hablar de cada uno hasta casi cien..Pensar que no les veré hasta Marzo me apena. Ya hablo como él pues en su humildad me enseña tanto..sobre todo la forma de expresar, además de sus conocimientos de todo; su frase inolvidable del Sábado: «Me congratula verte tan bien..»
Tendríais q haber visto lo que lloraba por mí; pasaba cada día por el comedor para saber novedades sobre mi salud; hubo días que notaba que no estaba tan bien y se preocupaba..realmente no hace falta llevar la misma sangre para quererse como hermanos.

Pin It on Pinterest