Henri Matisse
La lectora distraída, 1919
(La Liseuse distraite)
Óleo sobre lienzo. 73 x 92,4 cm
Tate: Legado por Montague Shearman a través de la Contemporary Art Society 1940

Las escenas de interior, pintadas a puerta cerrada, son teatros en miniatura en los que la relación del pintor con sus modelos se depura como en un laboratorio. La mirada se extravía entre espejos, flores, sedas, joyas y cabelleras, y en el arabesco que dibuja la mano sobre la tela, acechan, como en los poemas de Baudelaire, el deseo, el desasosiego y el desmayo.