Hace hoy justo un año que me operé de las cuerdas vocales. Muchos lo vivisteis conmigo; mis miedos de antes a la anestesia y lo que sufrí porque no podía hablar. Estuve medicada a tope porque el cerebro se relajó y no quería dar la orden de hablar. Fueron 3 meses como Mudito, que tanto me gustaba..y utilizaba la pizarra , que tanto miraban las niñas pequeñas. Tenía prohibido el «celular» pues me hacía forzar. El mail me salvó de la incomunicación.
La foto es del día después y si Waldenize me lee, recordará que me preparó la comida y me la llevó a la cama, pues estaba muy fastidiada. Verla llegar con las flores me emocionó mucho. Ella se enveriló también, como podéis ver.
Fue el día que hoy celebramos: la festividad de la Milagrosa. Para mí fue un milagro auténtico ya que nada más recuperarme de la anestesia sentí una liberación total; el aire pasaba rápido y es que con los nódulos no me daba cuenta. Suyapa me regaló la medalla.
Mi amiga Mercedes Milá me dedicó su blog; fue precioso aquello que escribió de «Una ardilla sin voz». Realmente se preocupó pues era Abril y no podía hablar. Ella siempre me da consejos desde su madurez y experiencia y me hizo luchar más si cabe. Lo bueno fue que una nueva amiga entró en mi vida ya que a raíz de ese post empezamos a escribirnos. En su primer mail se despidió con esta frase: » para que el cerebro entienda manda las órdenes desde el corazón; tu voz echará a andar…”.
Hoy celebro la suerte de poder hablar, cantar y chillar como en Cataratas, Copa Davis.. aire

Pin It on Pinterest